terça-feira, 15 de julho de 2014

Susurros del Corazón - 20 años



Hoy es un día muy especial para mí. Hoy es el día en que una cierta película está cumpliendo 20 años. El nombre de esta película es Susurros del Corazón o, Whisper of the Heart, se prefieres en inglés, o Mimi wo Sumaseba, a los que les gusta llamarla por el nombre original en japonés.

Producido por el Studio Ghibli y dirigido por el añorado Yoshifumi Kondo, con el guion de Hayao Miyazaki, la animación nos lleva por la vida de Shizuku, una niña a los 14 años que vive su rutina sin preocupaciones, que le gusta mucho leer libros, escribir poemas y de traducir canciones. Su vida cambia cuando conoce Amasawa Seiji, un niño que sueña en ser un artesano de violines y que entrena para hacerlos. Cuando conoce a Seiji, Shizuku empieza a pensar en cosas relacionadas a su futuro que no hubo imaginado antes y entonces su vida cambiar para una ruta distinta. Debo decir que no es sólo la vida de Shizuku que se cambia, sino de las personas que asisten a la obra con el corazón abierto.     

A la primera vista, la película puede parecerse con un simple romance, pero la verdad es que se trata de una busca por la inspiración y por la creatividad, de los anhelos de una niña que expresa sus sentimientos y su arte por la escrita y de cómo el proceso para alcanzarlos es muy largo y difícil. Entonces, déjame expresarme a respeto de esta película por la cual siento mucho afecto y admiración en uno de los artículos más personales que ya hubiera escrito.

(Este articulo fue publicado en 15 de julio de 2015, no en 2014, como lo marca en cima.)

ARTE


La animación ocurre en una ubicación de la vida real llamada Tama New Town, en Japón. Los paisajes son diseñados de una manera tan perfeccionista y con una harmonía tan magnifica entre rasgos, formas y colores que se tiene ganas de llorar por su belleza. Hay ciertas partes en que el dibujo del escenario es tan deslumbrante y parecida con la vida real que tú tienes ganas de congelar la película para preguntarse cómo alguien puede diseñar algo tan sublime e impactante. La meticulosa atribución de colores también tiene un papel muy importante en la imagen de la película, pues son esos colores que hacen la atmosfera y nos dejan sentirse confortables. Creo que no comprendo mucho acerca de pintura, pero reconozco un trabajo de arte hecho con perfección.


Sí, mis amigos, eso es un diseño.  No, no es una foto de la vida real.

El director de la película, Yoshifumi Kondo, que infortunadamente nos ha dejado muy más temprano do que lo debería, es un maestro del character design.  Los aspectos, los gestos de los personajes son representados de una manera tan magistral que solamente el Studio Ghibli puede hacerlo, especialmente con Kondo en el liderazgo de la producción. El director es responsable por la animación llave de diversas películas del estudio en el periodo entre 1988 y 1997 y tiene un histórico de dejar los personajes que dibuja lo más expresivos, sin artificios o clichés de anime como acciones sin proporciones al cuerpo humano.

Además, Kondo tiene un abordaje único en el mundo de las animaciones. Él muestra la vida cotidiana para quienes tienen el placer de maravillarse con una de sus producciones. Una de sus obras, el libro Futo Furikaeru to, que significa literalmente “Cuando me doy la vuelta”, tiene ilustraciones que muestran lo que una persona pierde por no ver “cuando no se da cuenta”, con niños mirando el reflejo en un charco de agua, una mujer recolectando flores, una mamá ayudando su hijo a crear un muñeco de nieve, una charla informar en un día de frío, además de otras cosas del cotidiano. Esas “cosas” que parecen triviales también son reveladas en la película, pues son parte de nuestra rutina que muchas veces no las damos el valor pero que pueden hacernos ver ciertos aspectos de nuestra vida que no nos llaman la atención.  

¿Ya imaginaste si aquel gato que tú has visto y has rechazado pasando por la calle lo llevase para una nueva descubierta si tú lo hubiera seguido?

Siguiendo esa línea genial de raciocinio de Kondo que hace de él y de su producción completamente singulares, la película trae momentos de nuestra vida cotidiana que fueron importantes, pero que no los percibimos en el periodo que ocurrieron. Por ejembro, ir a la escuela en un día de lluvia, la revelación de un amor de un amigo, una charla con los padres acerca del desarrollo en la escuela, aquella charla nocturna con una amiga. Son cosas que en el instante eran olvidadas para que otros acontecimientos de nuestra miente turbulenta de la juventud tuviesen espacio. Sólo nos damos cuenta de la importancia de ellos con el “choque de realidad” que la animación nos hace vivir.

¿Sabes aquel momento en que tú necesitas quedarse solo y reflejar acerca de tu vida? Entonces, tú sales sin ruta, coge un tren, mira el paisaje, se queda en cualquier lugar, todo eso sólo para tener “tu tiempo” contigo mismo. Esas pausas de reflexión de la vida de una persona están representadas con extrema confiabilidad en esta obra. La manera como ella observa el paisaje es presentada de una forma que nosotros podemos imaginar que estamos allá en el escenario. Esas cenas no son rápidas para que el personaje tenga el tiempo necesario para pensar. Shizuku no es simplemente un personaje de una película – es una persona como todos nosotros y nosotros estamos asistiendo a su vida. Momentos de reflexión como eses son cruciales para el desarrollo de su pensamiento.


En las secuencias de fantasía, frutos de la maravillosa miente de Shizuku, los paisajes son inspirados por las obras fantásticas del pintor japonés Naohisa Inoue, en que la magia transciende la pantalla y nos encanta con escenarios completamente idílicos, desbordando de colores y llenos de brillo. Para quien interesa por el trabajo del artista, un OVA llamado Iblard Jikan es compuesto completamente por sus obras fantasiosas y puede ser asistido clicando en el link. Aseguro que tú relajarás, te sentirás en paz y te quedarás muy maravillado.

Un escenario que sólo la brillante imaginación de Shizuku consigue producir.

MÚSICA


Obviamente que un una película en que vemos un artesano de violines retratado, la música no sería abordada como una simple banda sonora, como un simple acompañamiento para una imagen que asistimos. No. Las composiciones aquí son como si ellas hubieron venido directamente de la miente de Shizuku, encajándose perfectamente con lo que ella está sintiendo en cada situación. Cuando escuchamos canciones que representan la felicidad o la determinación del personaje los mismos sentimientos me dominan y me inspiran. No tengo vergüenza de decir que lloré mucho cuando estaba en el tren y oía una de esas bellísimas composiciones, pues ellas tienen ese poder de afectarte en el fondo del corazón.

                          

Uno de los principales puntos del enredo se debe a una canción estadounidense que Shizuku está traduciendo como una manera de expresarse. Esa canción se llama Take Me Home, Country Roads, del cantante John Denver. A las personas que les gusta el género country y folk, ciertamente, conocen esa composición. La idea es que a una niña a los catorce años de edad le gusta traducir canciones como una manera de expresarse, haciendo adaptaciones de acuerdo con sus sentimientos. Una de las versiones que ella hizo de la canción se llama “Concrete Roads”, en que la letra, os escenarios de la naturaleza de la versión original son cambiados por carreteras de concreto, representando el espacio donde ella vive.


La dificultad de hacer músicas es retratada aquí en nuestros dos protagónicos, con Shizuku, que traduce y adapta letras de otros idiomas, algo que es como se las estuviera reescribiendo, y Seiji, que hace violines. Como el niño percibe, “la cualidad de un violín depende de la cualidad del artesano”. Así, la película explora una idea muy más profunda acerca de la producción de canciones pues, no presenta solamente el sonido de la arte sino el proceso completo, desde la creación de los instrumentos hasta la presentación de una canción, además de toda la dificultad que los permea. Pues, la música es una manifestación del interior de una persona, entonces no se debe sólo mirar la superficie y sí, conocer fondo hasta las raíces.

Las ganas y el esfuerzo de un niño para cumplir sus sueños.

Y después de decir todo eso, llegamos al ápice musical del Susurros del Corazón. Cuando Shizuku descubre que Seiji es un artesano de violines, ella le pide para que él toque un poco del instrumento. Él contesta diciendo que va a tocarlo sólo si ella cantar también. ¿Y cuál sería la canción más apropiada para la situación? “Una canción que tú conoces muy bien”, como él pone – Country Roads. La cena que sigue es la más bella que yo ya he visto en toda mi vida en cualquier animación o producción audiovisual. Con Seiji en el violín, Shizuku canta con preocupación y miedo hasta que su corazón la deja llevar por aquel momento mágico en que un sentimiento de alegría singular desborda aquel espacio donde una performance completamente espontánea está aconteciendo. La naturalidad como eso ocurre ultrapasa cualquier musical producido por la Disney. Yo he asistido esta película por la cuarta vez (en un periodo de un año) en el sábado y la sensación de encanto y arrebatamiento que esa cena ofrece es tan grande que lloré de felicidad en mi almohada, sin cerrar mi boca. Lo que pasa en la cena es verdadero, tú sientes aquel momento. Estoy escribiendo eso con lágrimas en mis ojos. Muchísimas gracias Studio Ghibli por proporcionarme una experiencia única como esa.


VALOR SENTIMENTAL


Desde que he creado la conciencia acerca de mí, he sido siempre alguien pesimista. Siempre reclamando de todo, mismo que la situación fuera para mí favorable. Mantenía una ideología de vida de que si algo de bueno pasase, algo de malo vendría después. Hoy puedo decir que estoy más contento en abandonar esos pensamientos equivocados que hicieron con que yo no desfrutase de diversos momentos en el pasado. Pero, ¿qué ha pasado conmigo para esos cambios de pensamiento? Esta película. Esa bellísima animación me ha enseñado a dar el valor para las cosas, muchas veces, triviales, sin importancia. Y lo más importante de todo: ha recuperado mi autoconfianza. Aquella falta de ganas de no creer en mí no existe más, pues la película nos muestra que nosotros tenemos que presentar nuestra arte no sólo al mundo pero, principalmente, a nosotros mismos.

Así como la protagónica Shizuku, he empezado a ponerme a la “prueba”, a examinar mis habilidades y a creerlas, algo que nunca lo había hecho. Admito, que muchas veces todavía no creo en mis capacidades pero, me acuerdo que he creado un vínculo con el personaje de esa película. Yo lo miro y me identifico pues, sus anhelos son los mismos que los míos. Sus dificultades son las mismas que las mías. Vuelvo a decir, él no es simplemente un personaje de una película – él es una persona real. Su historia de vida es retratada con tanta realidad que siento lo que él está sintiendo. Cada lloro, cada sonrisa de felicidad, cada aire de determinación esbozado por Shizuku me atinge de una manera que es como se él fuera parte de mí. Es con él que gano fuerzas para seguir adelante.


Hay algo que el abuelo de Seiji dijo que fue inspiración para ella y para mí. Espero también que sea inspiración para todos que viven las mismas dificultades por ausencia de autoconfianza:
Mira el interior de esta piedra. Es berilo, hay una esmeralda en su interior.
Esmeralda, ¿la piedra preciosa?
- Sí. Tú y Seiji son como esta piedra. Un mineral bruto, sin pulimiento. Me gustan esas cosas. Pero hacer violines y escribir historias no son la misma cosa. Debe encontrar la joya en ti y tener tiempo para pulir las impurezas. Es un trabajo arduo. ¿Puedes ver la gran joya que oculta esa piedra? Pues la verdad es que así que tires las impurezas, no tendrás muchas cosas. Los pedazos más pequeños, escondidos en el interior, son más puros. Sí, hay mejores cristales en el interior, allá donde no los puede ver.

Aprenda con el Señor Nishi: busca la joya preciosa que está en tu interior.

Un sueño que tengo la necesidad urgente de cumplir en el futuro es conocer la ciudad en que pasa la película, New Tama Town. Estoy cierto que iba a llorar solamente por pensar que estaría caminando por los mismos pasos de Shizuku, mirando para los lados y reconociendo los lugares de una ciudad que visitaría por la primera vez. 

                            

CONCLUSÍON


Si hay una inspiración que llevaré para el resto de mi vida, esa inspiración es Susurros del Corazón. Una animación que hace exactamente lo que el título dice y por eso siempre tendrá un gran espacio en mi corazón. Todas esas palabras que escribí todavía no son suficientes para expresar mi gratitud para esta obra que ha cambiado la ruta de mi vida: de la oscuridad de la inseguridad para la salida del sol de la positividad, pero no podría dejar el cumpleaños de 20 años de esta obra maestra sin decir nada. Si antes todo para mí eran malas ideas, ahora sólo lo que puedo ver son tiempos auspiciosos.


Deseo que la “Masterpiece” de Yoshifumi Kondo y del Studio Ghibli siga encantando e inspirando a todos que les encanta expresar a través de cualquier manera de arte, sea por la canción, por la escrita, por el diseño. Ese es una tarea atemporal que nunca irá envejecer debido al amor que el equipo de producción puso en ella y que fue guardado por mí de la mejor manera posible. 


-por Vinicius "vini64" Pires
Traducción por Gleice De Divitiis

Lea también mis otros artículos de animaciones (solo en portugués):
Comentários
0 Comentários

Nenhum comentário: